En la vida real, el sexo puede ser incómodo, torpe y, a veces, vergonzoso. Aunque ya nos hemos liberado de muchos tabúes, aún tenemos ciertas ideas que debemos dejar en el pasado para disfrutar aún más de nuestra sexualidad.

Sólo el 12% de adolescentes recibe información sexual de sus padres y las principales fuentes son las charlas educativas, los amigos e Internet. El 60% justifica su primera relación sexual por estar enamorado. Son resultados del estudio Relaciones afectivas y sexualidad en la adolescencia de la Liga Española de la Educación

Esto puede provocar tener un momento vergonzoso durante el sexo y aunque la clave es aceptarlo como parte de la experiencia y tratar de reírse para no matar el ambiente , a muchos les causa terror. Los adolescentes son víctimas de una sociedad “cargada de sexo” con unos referentes adultos (padres) que no están incorporando la educación en la salud sexual y reproductiva.

Aunque ya se han dicho muchas cosas sobre el sexo, y afortunadamente cada vez más los que ponen en práctica diferentes prácticas para disfrutar de su placer y sexualidad, con guías de productos eróticos, todavía existen muchos tabúes y mitos sobre el tema. Acerca del tamaño del pene, que lo relacionan con el concepto cultural de la virilidad, alimentada por la fantasía de las películas de Hollywood y la industria pornográfica.

Las principales fuentes de información sobre sexualidad para los adolescentes son las charlas en los centros educativos, las amistades e Internet, pero sólo un 12% la recibe de sus padres, un 7% cita la experiencia propia e incluso un 17% de los varones las películas pornográficas, según el estudio.

Existen guías de sexo para matar  la curiosidad, el deseo de experimentar, la diversión y el disfrute al tener la primera relación sexual, aunque lo justifique con el estar enamorado. A casi la mitad  le preocupa antes de la primera experiencia sexual el riesgo de un embarazo; y a un porcentaje muy alto “no hacerlo bien”; en este caso, la proporción de chicos  duplica a la de chicas .

 

Tabúes de las chicas

Aún existen esas ideas que nos hacen sentir culpables de alguna manera. Una de ellas es la de masturbarte con frecuencia, que al contrario de lo que se piensa, está comprobado que es una buena manera de relajarte, de darte placer y de explorar con tu cuerpo, ese cuerpo que es tuyo y que puedes tocar cada vez que se te antoje.

 

Se hace ver  la idea de que el sexo debe ser acompañado, pero la realidad es que la masturbacion es una alternativa más dentro de todo el espectro de opciones que hay dentro de las prácticas sexuales. Si bien tener sexo con alguien es fabuloso, también lo es masturbarte.

La idea reduccionista de que el acto sexual es igual a penetración, debe quedar atrás, el sexo se trata de muchísimas cosas, como experimentar con caricias, juguetes, besos, etc., incluso, hay parejas que se masturban mutuamente como una forma más de encontrarse y resulta bastante placentero. 

Si quieres hacer que el sexo sea mucho más agradable, la lubricación adicional siempre ayuda a evitar rasgaduras e infecciones vaginales. 

Se piensa que la primera vez no puede quedar embarazada. Es Falso. Toda vez que un pene contacte con una vulva o vagina hay riesgo de embarazo si no se usa un anticonceptivo, sea que eyacule o no (por la uretra masculina, antes de eyacular, sale un fluido que contiene también espermatozoides).

Otro pensamiento erróneo es el de que existen dos orgasmos: el clitorídeo y el vaginal. . El orgasmo se produce a través de la estimulación del clítoris generalmente en forma directa (mano, lengua, juguete, pene, vulva, etc). Sólo aproximadamente el veinte por ciento de las mujeres pueden tener un orgasmo con la penetración del pene sin estimulación externa del clítoris, y esto puede ocurrir porque con la penetración se estimulan las ramas internas del clítoris que se sitúan en la parte anterior de la vagina, o por el frotamiento de la mecánica de roce en alguna posiciones sobre el clítoris con el pubis de la pareja. Es decir, todos los orgasmos terminan siendo a partir del órgano de placer femenino. 

A las mujeres no les gusta tanto el sexo oral como a los hombres. Otra afirmación falsa. Cada mujer elige lo que le gusta y muchas gozan del sexo oral sin problemas y hasta lo eligen más que a la penetración.

Debemos aclarar que el sexo no implica sólo a los genitales y que son éstos la única vía para llegar al orgasmo, ya que podemos experimentar placer de muchísimas formas y explorando nuestro cuerpo en su totalidad. Si bien estimular el clítoris y la vulva es una gran fuente de placer gracias a que son órganos dotados con una gran cantidad de terminaciones nerviosas, el cuerpo en general está preparado para darnos placer. Intenta tocar tus senos, tu cuello, besar tus brazos y piernas, juega con todo tu cuerpo, te aseguramos que te llevarás grandes sorpresas.

No existen las mujeres que no tienen orgasmos. Toda mujer puede llegar al orgasmo. Necesitan su tiempo , conocerse, sentirse estimuladas y darse permiso para el placer.

No se debe tener relaciones coitales menstruando. Falso. La menstruación no contraindica la penetración ni tener sexo, puede generar un momento muy placentero.

Tabúes de los chicos

La sexualidad como un aspecto natural e integral de la vida sigue siendo un tema tabú para muchas personas, sobre todo si hablamos del placer como un derecho sexual

Están los que entiende la sexualidad de esa forma tan diversa y abierta, de descubrimiento, búsqueda y autoconstrucción. Y luego los que, ante la angustia de ese océano de opciones que tienen, se refugian en modelos muy antiguos y muy machistas de las opciones de noviazgo y control. De ahí la insistencia en la educación sexual hoy.

 El gran enemigo de los jóvenes es la sexualidad banalizada y mercantilizada. Cuando la sexualidad se convierte en un bien de consumo empieza el problema. Los chicos no buscan porno en Internet. Buscan el sexo por el mismo mecanismo que lo hemos buscado siempre: curiosidad. 

Siete de cada diez jóvenes afirmaron sentir temor a hablar de sexualidad; el 47% confirmó que ninguno de los dos padres le había aconsejado evitar las relaciones sexuales, y el 28% confesó que tampoco le habían recomendado llevar siempre un preservativo.

La sexualidad es mucho más amplia que el contacto sexual, hay seducción, ternura, afecto. Las necesidades afectivo-sexuales pueden llevar a explorar o incorporar nuevas prácticas también y es importante que estas se den dentro de un contexto seguro, sin presiones ni auto exigencias.

Mientras más sepa el adolescente de información sexual que tenga que ver con valores, toma de decisiones, anatomía, conocimiento del cuerpo y que es placentera, es mejor. Cuando los niños se tocan sus genitales, saben que les gusta, pero no lo hacen con un fin erótico y es como tocarse la oreja o las manos. Hay que explicarles que saben que les genera placer, pero solo deben hacerlo en su cuarto, no delante de otras personas. Cuando se habla con ellos de sexo inician su actividad más tarde, porque saben todo lo que implica y las consecuencias que tiene si no se cuidan.

Algunos de los mitos que tenemos que empezar a desechar son por ejemplo:

Que los hombres siempre tienen ganas. Esto es falso. Como les pasa a las mujeres, los hombres a veces tampoco tienen ganas de tener sexo por múltiples factores: cansancio, estrés, problemas maritales o de comunicación, enojos, estar con la libido en otro lado, etc.

Se piensa que si uno no tiene sexo con penetración ni con los genitales, no tiene sexo. Esto es falso. La sexualidad abarca mucho más que los genitales. Miradas, besos, abrazos, el compartir, el auto placer, la fantasía, forman parte de la sexualidad.

 
Es indispensable decir cuando algo no nos gusta o no nos hace sentir bien. Se debe completamente abierto y honesto a la hora del sexo: “La pornografía tiende a darnos un concepto loco de cómo se supone que debe ser el sexo, con todas estas diferentes posiciones salvajes. Pero si bien todas son visualmente estimulantes, eso no siempre significa que se sientan bien para los dos!”, La sexualidad plena depende de la coherencia que hay entre lo que yo quiero para mi sexualidad y la realidad sexual que tengo, siempre con respeto hacia mí y hacia el otro.
 

También es falso que es mejor tener juntos el orgasmo, indica mejor acto sexual.  Los tiempos de los orgasmos son de cada uno, y de la mecánica de la pareja, y generalmente cambian en cada relación. El orgasmo juntos no es ni mejor ni peor, depende de cada pareja. 

Es falso que los hombres tienen disfunciones eréctiles casi siempre por motivos orgánicos.  La mayoría de los hombres tiene disfunciones eréctiles por motivos emocionales. 

Si usamos doble preservativo nos cuidamos mejor. Falso. El preservativo se usa de a uno por vez. Desde que el pene tiene un primer contacto con la vulva hasta que termina la relación sexual. Si se usa doble, hay más probabilidades de que se rompa. 

Y quizás el más frustrante para los adolescentes el tamaño del pene es decisivo para el goce de los varones y las mujeres. El goce y el sexo de ambos no dependen del tamaño del pene. La sexualidad abarca toda la piel en el varón y en la mujer para que formen parte del erotismo y la estimulación. El orgasmo se da en un pene de cualquier tamaño; y en la mujer, no depende de lo largo del pene, ya que la vagina no tiene sensibilidad interna y el orgasmo siempre es clitorídeo.

Por último, debemos conocer los puntos de placer en el propio cuerpo y aprender a tocarse, porque es realmente importante que realmente conozcas tu cuerpo para poder guiar el camino. Y como dice más o menos Serrat, “la sexualidad y el placer los han puesto para ti, no los mires desde la ventana, siéntate al festín”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *