Olga Kurylenko desnuda | Desnudas

Olga Kurylenko desnuda

Olga Kurylenko desnuda Olga Kurylenko es una modelo y actriz franco-ucraniana nacida el 14 de noviembre de 1979 en Berdyansk. Kurylenko se dio a conocer y adquirió fama internacional tras interpretar su papel de Chica Bond en la película Quantum of Solace.

La descubrieron con 13 años en Rusia, al llegar a la mayoría de edad ya era una ‘top’ pero su pasión es la interpretación. Ahora comparte protagonismo con Russell Crowe | Es disciplinada, sabe cinco idiomas y su vida dio un vuelco al llegar a París con sólo dieciséis años | Se ha casado y divorciado dos veces; ahora está soltera y este mes irá a Cannes a presentar películaOlga Kurylenko desnuda

En las muchas entrevistas que ha concedido desde que saltó a la fama, se nota que Olga Kurylenko está un poquito harta de explicar cómo fue descubierta. Ante la pregunta, su enorme sonrisa se congela durante medio segundo y se le escapa un leve suspiro, pero la profesionalidad se impone y la actriz narra su historia, que ella misma califica de “novelesca”. Olga nació en 1979 en Berdyansk, una ciudad costera de Ucrania. Su madre, Marina, se separó de su padre cuando ella era apenas un bebé y vivían con su abuela, Raisa. Su situación económica era precaria: “No vivíamos en la calle pero no teníamos los medios para vivir con confort”, matizó en una entrevista para la web del semanario Maclean’s. “Por eso. hoy es maravilloso poder tener una vida mejor y ayudar a mi familia”.

La vida mejor de Olga empezó cuando, con 13 años, ella y su madre fueron a Moscú en el primer viaje que, literalmente, hacía en su vida. Habían estado ahorrando durante tiempo y dormían en el sofá de casa de unos amigos. “No podíamos permitirnos un hotel pero sí fuimos a todos los museos, mi madre era profesora de arte”, recordaría. En uno de estos desplazamientos, en metro, un cazatalentos le propuso ser modelo. De este modo debutó en la incipiente industria de la moda rusa de principios de los 90.

Con 16 años, su vida dio un nuevo salto al llegar a París. Disciplinada y con talento para los idiomas (habla cinco), aprendió francés en seis meses y, al cumplir la mayoría de edad, ya era una top. Apareció en las portadas en las revistas más importantes y consiguió ser la imagen de firmas como Clarins. Ella, sin embargo, no perdió la cabeza: “Al principio, sólo pensaba en ahorrar. Cuando gané mi primer sueldo, me compré unos tejanos y una camiseta y los llevé durante tanto tiempo que en la agencia me llamaron la atención”, recordaría.

Con veinte años se casó con el fotógrafo de moda Cedric Van Mol, del que se divorció poco después. Su pasión era el cine y a este llegó en el 2005, cuando debutó como protagonista en L’annulaire, un drama erótico dirigido por Diane Bertrand. Le siguieron otros trabajos en la industria francesa, interpretando a personajes muy sensuales, que pronto llamaron la atención de la americana. En la Nochebuena del 2007 recibió el mejor regalo de Navidad posible al ser escogida para ser la nueva chica Bond de Quantum of Solace, con Daniel Craig. Todavía se deleita recordando aquella experiencia. “El mundo de las películas Bond es maravilloso, todos llevan años trabajando juntos y hay mucha lealtad.” Olga actuó sin dobles y aprendió todo lo que podía aprender para protagonizar una película de acción: “A disparar, caerme, luchar, tirarme en paracaídas…”. Le gustó que en aquella entrega no hubieran “ni escenas de bañador ni de sexo”: “Yo no quiero estar en una peli para lucir bañador, lo que quiero es actuar”, explicó durante la promoción.

Después de Bond, Hollywood volvió a requerirla para coprotagonizar, con Tom Cruise, la cinta de ficció Oblivion. Su experiencia le hizo relativamente sencillo el rodaje, en 2013, de la La conspiración de noviembre: un thriller junto al ex-007 Pierce Brosnan, donde lucía tipazo enfundada en un mini-vestido de cuero.

Quizás se hubiera sentido encasillada si no hubiese rodado antes To the wonder, dirigida por el director de culto Terrence Malick. La recuerda como uno de los mejores momentos de su carrera: “Fue increíble, es trabajar de otra manera”. No le frustró que, pese a que se sabía, como sus compañeros, todo el texto, a la hora de rodar el director les decía que mejor no hablaran: “Decía que el silencio es más fuerte que las palabras. Quizás tiene razón, porque las palabras pueden mentir, pero los ojos, no”.

Su último trabajo es El maestro del agua, dirigida por Russell Crowe. La crítica ha destacado su interpretación en un drama bélico que le recuerda que, muy cerca de su casa, se vive una guerra civil. Ella se manifiesta sobrecogida y apela al entendimiento: “Rusos y ucranianos somos la misma gente, eslavos”, ha declarado recientemente.

De talante positivo, cree que soñar no es una pérdida de tiempo, por lo que aspira a trabajar en una comedia con Woody Allen. De todos modos, su lista de directores favoritos es más bien oscura: cita a Lars von Trier y Michael Haneke. Aunque se ha casado dos veces, está soltera, lo que no le representa ningún problema: “Me gusta mi compañía”, asegura. En mayo estará en Cannes, acompañando a Benicio del Toro y a Tim Robbins para presentar Un día perfecto, donde la ha dirigido Fernando León de Aranoa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Kayla Rae Reid desnuda surfeando

Kayla Rae Reid surfeando desnuda En playa esta modelo se quita una a una las prendas que traía puestas para

Cerrar