“Ah, pará, le seguís dando de comer a la gente”, respondió Dybala, que no disimuló el malestar por lo que había dicho su compañero antes las miles de personas que estaban viéndolo en ese momento.